lunes, 21 de febrero de 2011

casamiento (ajeno)

Voy a echarle toda la culpa a mi falta de internet. es por eso mi cuelgue con el blog. Pero acá estoy... con algo para contar.
Por esas casualidades del destino, me tocó tener que ir a ayudar a filmar un casamiento. Al principio me negué, como buena antisocial que soy... pero después me dijeron: "andá, comé, chupá y volves". "Muy sabio", respondí.
Sobre la hora llegamos al salón que quedaba en el traste del mundo, unas cuadras más...
No había casi nada de luz... por lo que la filmación fue delicadamente paupérrima... pero no fue eso lo relevante... sino lo siguiente:
Cuando los novios entraron y comenzó la ceremonia, cada invitado, estaba en la suya... pero no reflexionando acerca de sus sentimientos y lo que un rito de "tal magnitud" como el que presenciaban implica... sino SACANDO EL CUERO! MOSTRANDO EL ÚLTIMO PEDAZO DE PLÁSTICO INCRUSTADO EN EL CUERPO, LA ÚLTIMA MODA EN ESTIRAMIENTOS DE ROSTRO MUY POCO DISIMULADOS, EL VESTIDO QUE LE COSTÓ UN HUEVO A LA FULANA PERO LE QUEDA HORRIBLE (estoy siendo suave) LA GORDA FIGURETI AQUELLA QUE NO PARA DE SACAR FOTOS Y "MIRÁ EL TRAPO BERRETA QUE TIENE PUESTO! SI, PARECE UN MATAMBRE, POBRE, NO DEBE TENER ESPEJO..." y claro, tampoco faltaron esos que estaban con sus mujeres pero SE LA PASARON MIRANDOLE LAS TETAS Y EL CULO A TODAS LAS DEMÁS INVITADAS...
Caí en la conclusión, luego de la situación que relataré mas adelante, de que TODOS QUIEREN TENER UN CASAMIENTO... AJENO! ... Y NO PARA ACOMPAÑAR A LOS NOVIOS EN ESE MOMENTO "TAN IMPORTANTE" SINO PARA COMER, CHUPAR Y LUEGO IRSE (contentos si dieron un cotillón copado)... La situación más impactante fue cuando se les dio permiso para "cenar" y todos se abalanzaron sobre la mesa de la comida como si fueran monos hambreados durante meses... empujando y comiendo con los dedos... TERRIBLE IMAGEN! DIGNA DE DISCOVERY CHANELL...
A todo esto, yo era mera espectadora desde un rincón... panzada de impactante realidad me di (nomás!) porque comida no dejaron ni un poco; y chupe "no daban a los que están trabajando"...
Llegué a mi casa y me comí un sandwich de miga... muerta de cansancio después de haber esperado 2 horas a que un remis fuera a buscarnos a ese recóndito lugar de la ciudad y me llevara lejos de tan bizarra experiencia.